Padre Roberto: “La vida de la Iglesia comienza con una experiencia personal de Jesús”

Roberto Daniel Cancian es actualmente el Párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Loreto. Nació el 24 de marzo de 1954 en la ciudad de Avellaneda. Proveniente de una familia de fe, descubrió su vocación al empezar a trabajar con los jóvenes. El Papa Juan Pablo II y el Papa Francisco marcaron su vida. Sueña con una Parroquia que tenga presencia real y significativa en el barrio.

Entrevistado por Florencia Alejandra Vazquez

Editado por Marta Claudia Vazquez

 

Recuerdos de la infancia y adolescencia…

Roberto es el mayor de tres hermanos: Hugo, Alejandro que falleció hace 35 años y su hermana Marta que es la menor.

En el Colegio Loreto cursó toda la secundaria y descubrió el gusto por la música: “Estaba en tercer año y junto con un grupo de compañeros tocaba el bajo en un grupo de rock, después hice folklore, tango y todo ese tipo de música. Y más tarde forme parte de una banda rockera que se llamaba “Triste roca”, ya con algunos compañeros pero del barrio.”

P. Roberto  antes de entrar en el seminario trabajo en una fábrica de cepillos industriales y después en una estación de servicio. Al finalizar la escuela secundaria, deseaba entrar a la universidad: “Me interesaban dos ramos: lo artístico,  más que nada pintura y artesanía; y biología. Yo era perito mercantil, de hecho cuando terminé la secundaria trabaje en una financiera durante dos o tres años. En 1970 me inscribí en Veterinaria, pero al final hice un Profesorado en Ciencias Naturales y cuando finalicé el primer año, ingresé al Seminario en Devoto.”

¿Qué lo motivó a ser sacerdote?

“Antes de decidirme a entrar al Seminario, cuando trabajaba en el Colegio San Felipe Neri, tuve una experiencia muy linda que es el trabajo con los jóvenes. Ahí es donde empecé a descubrir la vocación. (…) Me gustaba mucho el silencio, la vida monástica, teníamos la oportunidad de hacer retiros espirituales, eso me hacía sentir muy bien. Y cuando le dije a Padre Bracco, un sacerdote de la Congregación, que yo tenía interés en ser sacerdote, me respondió que tenía que ir al Seminario.”

En su familia eran todos de fe, pero cuando él le comentó a su madre acerca de su sueño, ella al principio se extrañó mucho. Roberto le pidió que fuera ella quien le diera la noticia a su padre. Al enterarse de la decisión de su hijo, el padre le compartió la carta de un sacerdote: “Era un poco triste la carta, hablaba de la soledad del sacerdote, y cómo aun en esa soledad de no tener familia, elige estar con Dios. Me dio el texto para leerlo, como para decirme que él no tenía problema pero la cosa era así.”

Al poco tiempo, Roberto pasó unos de los momentos más difíciles de su vida. Su hermano menor, que también había entrado en el Seminario en La Plata, tuvo un infarto y falleció. La tristeza invadió el corazón de su madre, quien enfermó y murió a los seis meses. A pesar de esas dos grandes pérdidas, su padre estuvo siempre a su lado: “Mi papá me acompañó toda la vida hasta hace cinco años que falleció. Aun estando yo como Párroco en Loreto, él me venía a visitar, iba siempre a misa y teníamos vacaciones juntos.”      

Acerca del seminario y su ordenación como sacerdote…

“Durante ese tiempo en el seminario, que fueron seis años, vivíamos en una comunidad que se llamaba Nazareth, en Mataderos. Al terminar los estudios, me ordené diácono y fui a la Parroquia La Anunciación de Luis Guillón. Ahí hice el primer año de diaconado y el primer año de sacerdote. Después de esa experiencia, decidí entrar a la Congregación porque hasta ese momento me había ordenado para la Diócesis de Avellaneda.  Hice el noviciado en Loreto y ahí es donde fui por primera vez como sacerdote. Luego fui a Chile cuatro años y en el ‘90 volví a Buenos Aires. Estuve en Luis Guillón como párroco, tuve la oportunidad de estra en los inicio  del Colegio La Anunciación junto con otros sacerdotes en la escuela primaria. Después estuve en la Parroquia San Felipe Neri en Mataderos, como representante legal del colegio. Finalmente, volví a la Parroquia La Anunciacion y tras ocho años volvi a la Parroquia de Loreto, donde hace 10 años que soy párroco.”

El P. Roberto con los coordinadores de los grupos parroquiales de Loreto

Al preguntarle al Padre Roberto acerca de qué experiencias religiosas recuerda como más especiales, destacó su agrado por los campamentos, en especial las actividades con los jóvenes. Además disfruta mucho de las peregrinaciones. Otro recuerdo que lleva grabado en su corazón es el regalo de Dios de haber podido celebrar la Pascua de 1985 junto con el Papa Juan Pablo II, quien además dejo una huella profunda en su vida: “Yo hice todo mi seminario y me ordené como sacerdote cuando estaba él. Fue un Papa que me llegó mucho, con una vida muy sencilla al estilo del Papa Francisco. A Bergoglio también lo quiero mucho, rezo por él y me parece un hombre que esta marcando mucho mi  tiempo sacerdotal de hoy. Si bien Juan Pablo II fue el Papa de mi formación, en mi madurez sacerdotal ya está siendo Francisco.”  

En tres palabras, ¿qué significa la Parroquia de Loreto para usted?

“Es una Parroquia en la cual me siento muy cómodo. Necesita mucha misión y apostolado en las calles. (…) Tiene la gracia de tener muchos de sus primeros feligreses que están haciendo apostolado todavía, son gente muy valiosa que conocen la historia y perseveraron. Es una Parroquia acogedora, que siempre recibió muy bien a los que vienen, en especial a los religiosos y los peregrinos. (…) Tiene también una gran presencia por el colegio. En tres palabras: acogedora, presente en el barrio y con muchos servidores. Me gustaría organizarnos mas para tener una presencia misionera, real y significativa en nuestro barrio.”

Luego de tantos años de trabajo con los jóvenes y de un largo recorrido como sacerdote,  Padre Roberto afirma haber encontrado una clave: “Las cosas empiezan en la vida de la iglesia con una experiencia personal de Jesús, y mi deseo es que los niños a su edad tengan experiencia de Cristo a través del afecto, del cariño y del reconocimiento de que él me ama y es mi amigo. Y deseo lo mismo para los jóvenes, que tengan esa experiencia de Jesús concreto.” 

Próximos eventos

Diciembre 2018
D L M X J V S
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

 

JSN Epic template designed by JoomlaShine.com